vestuario

Continuos y antideslizantes, así deben ser los pavimentos para vestuarios

In Espacios saludables by entorno saludableLeave a Comment

La calidad de los vestuarios deportivos se mide por sus condiciones de funcionalidad, accesibilidad, seguridad, habitabilidad e higiene. Os lo decíamos en un post donde recogíamos algunas pautas que estos espacios deben seguir. Hoy nos centramos en los pavimentos, que deben ser continuos y antideslizantes, y os explicamos por qué son más higiénicos y contribuyen a evitar accidentes.

“Los pavimentos deben ser impermeables, sin relieves que acumulen suciedad, de fácil limpieza, antibacterianos, resistentes a productos higiénicos, antideslizantes con pie calzado y descalzo, en seco o mojados”, según explica el informe “Legislación y Documentos técnicos de referencia en instalaciones deportivas” elaborado por el Consejo Superior de Deportes.

Por otra parte, para cumplir la normativa del CTE relativa a la resbaladicidad de suelos, éstos se clasifican en función de su valor de resistencia al deslizamiento. Así, los vestuarios se encuentran dentro de la categoría de zonas húmedas interiores y como mínimo deberán ser de clase 2. En el caso concreto de las duchas, piscinas y zonas exteriores, el pavimento deberá ser de clase 3. Esta clase deberá mantenerse durante toda la vida útil del pavimento.

Un buen ejemplo es el pavimento de seguridad Altro Aquarius de 2mm de espesor, que está diseñado para zonas en las que se camina con los pies mojados, descalzos o con calzado de suela blanda, y responde a la clase 3 exigida por el CTE. Cuenta además con la clasificación A+ en el sistema de clasificación ecológica BRE para suelos de seguridad, por lo que contribuye a reducir el impacto ambiental.

Por otra parte, es fácil de limpiar y mantener y su estructura resistente al desgaste proporciona una mayor resistencia a los agentes químicos y a los impactos, lo que contribuye a alargar la esperanza de vida útil del suelo. Y es que una de las principales ventajas de los pavimentos continuos antideslizantes es que no presentan juntas en las que se pueda acumular la suciedad y esconderse los gérmenes, por lo tanto, son más higiénicos.

Aunque estos pavimentos son resistentes al agua, a la grasa, a los ácidos y a la mayoría de sustancias sustancias químicas, antes de desinfectarlos conviene consultar su ficha técnica, en la que deben constar su clasificación y características técnicas, así como las instrucciones de limpieza específicas para ese suelo.

También existen otro tipo de pavimentos continuos de base cementosa que se pueden aplicar directamente sobre el pavimento existente, con un tratamiento superficial posterior, y que  también cumplen con las clases exigidas por el CTE.

 

entorno saludableContinuos y antideslizantes, así deben ser los pavimentos para vestuarios

Leave a Comment